Welcome!

Welcome to the 2020 Learning Revolution online conference.

This is an historic and unique event. Sessions will be held daily over the course of two months, all free to attend live.

A calendar will list all sessions as they are scheduled on a rolling basis, and a daily email will give the final schedule for each day. The sessions will also be recorded. Access to the archive of recordings will be available for $99. 

The call for proposals opens on March 23rd. Presentation acceptances will be made on a rolling basis almost immediately, and presenters will be given the opportunity to choose a presentation day / time that is convenient to their own schedule.

The conference is being hosted by Steve Hargadon's Learning Revolution Project. He has held over 100 online and physical learning events during the past 10 year, and has a combined audience membership of 160,000 educators, administrators, librarians, students, and parents.

The technologies of the Internet and the Web are reshaping when, where, and from whom we learn--and even how we think about learning. As the boundaries of these learning worlds increasingly overlap, we believe these conversations will be critical to framing and preparing for the learning revolution starting to take place.

Thank you for joining us.

ONLINE CONFERENCE 2020

Our Largest Online Event Ever

Sessions Daily

Hundreds of Sessions

Free to Register and Attend

All Sessions Live and Recorded

User-generated Strands

Vendor Fair 

● For Teachers, Administrators, Parents, Students, and Life-long Learners 

● All Month in April & May

Transcribo varias interesantes preguntas que encontré aquí sobre las dificultades de la innovación en educación.

"En ningún sitio sería tan fácil innovar como en el mundo educativo, puesto que la innovación tecnológica es prácticamente inexistente; sin embargo, la experiencia demuestra todo lo contrario. No hay otro sitio más difícil para la innovación que la educación. ¿Por qué? ¿Acaso es un elemento de poder que se mantiene pobre, consciente o inconscientemente, por parte de los gobiernos para que pueda ser manipulado con facilidad? O, como decía antes, ¿la educación tiene una estructura óptima que hace casi imposible su enriquecimiento y mejora? Yo no tengo la respuesta, ¿alguien la tiene?"

¿Qué opinan ?

Views: 131

Replies to This Discussion

Es complejo porque a pesar de que muchos docentes hacen esfuerzos por hacer cosas diferentes en el aula, pareciera ser que políticas institucionales impiden que esas innovaciones se lleven a cabo. Por ejemplo, se menciona en todos lados la necesidad de que los alumnos sean hábiles tecnológicamente hablando pero por ejemplo en mi caso, no hay acceso al Internet en la escuela, es más no podemos utilizar las computadoras de la escuela porque piensan que se pueden echar a perder...así que suena como algo incongruente en ocasiones.

Sin embargo, en mi país, el gobierno está trabajando muy duro para que los docentes y alumnos tengan acceso en los centros educativos, aunque aún no es suficiente.

Si contemplamos la innovación como un cambio en lo que se hacía, creo que sí hay muchas cosas por hacer y buenos resultados por lograr.

Todo es susceptible de mejora, , estamos en un proceso nuevo en el que todos estamos aprendiendo. Falta mucho por hacer, aprender a utilizar las herramientas, sacarles el mejor provecho, enfrentarnos a nuevas maneras de aprender...¿qué resultará de todo esto? ...díficil de predecir...no es así?
Interesante esta contradicción que señalás, Fernando.
Tal vez las respuestas sean diferentes en distintos países.
Desde donde vivo, Argentina, respondo que es obvio que a los gobiernos les interesa tener "súbditos" manipulables.
Cuando hablamos acá de educación, hablamos de niños que van a la escuela para comer, hablamos de egresados del secundario e incluso de la universidad con serias dificultades para expresarse oralmente y por escrito. (Estos últimos son los que sí comen en sus casas.) No se trata de una estructura óptima. Innovar sería tan fácil, sobre todo porque no hay mucho para perder.
Trabajo en un colegio privado, con un muy buen nivel de enseñanza, pero me ocurre algo parecido a lo que le pasa a Ángeles: no tengo acceso a las computadoras, son para uso de la materia Computación. Lamentablemente, no puedo decir, como dice ella, que en mi país el gobierno esté trabajando duro para que tengamos acceso a internet. Somos más bien docentes dedicados a esto en el poco tiempo libre que nos queda.
Como dice Ángeles, estamos aprendiendo. Y creo que la posibilidad de que los alumnos compartan con nosotros nuestro proceso de aprendizaje es innovador.
Estoy con Gaby porque que la escuela es el aparato ideológico del estado y dependiendo del partido político que este en el poder va a ser sú "interes" en la educación.
Entiendo esto del internet y de las famosas TIC´s en la educación como una ola de tsunami, aquellos maestros y escuelas que se queden a esperar la ola así le va a ir, los que logren subirse a la tabla de surf van a sobrevivir y a disfrutar de la aventura, sugiero que nos subamos a la tabla y disfrutemos del paseo.
Saludos
Gracias por sus comentarios.

Comparto la opinión (bastante generalizada) de la influencia de la política (y el gobierno de turno...) en la educación pública. En Uruguay al menos, las grandes directivas y principios parece que cambian cada 5 años, y cada nuevo partido político en el poder quiere re-inventar la rueda...

De todas formas, pienso que debemos independizarnos de estos vaivenes y aprovechar el margen de libertad pedagógica que aún podemos tener para hacer cosas nuevas, o viejas cosas de diferente manera. Quizás "innovar" sea una palabra muy pretenciosa aún; creo que pasaremos por varias etapas (hacer lo mismo con nuevas herramientas, hacer lo mismo de distinta manera, hacer nuevas cosas con nuevas herramientas...). Lo más importante es, pienso, no perder nuestro entusiasmo, nuestra motivación por enseñar mejor, porque esa actitud es la que en definitiva logrará los cambios que tanto queremos y esperamos.
Es alentador leer en la mayoría de los comentarios la necesidad de mantener la intención de innovar, aún cuando las condiciones externas no la motiven ni la acompañen.
Yo también soy de Argentina, como Gabriela, y es realmente complicado introducir las TIC´s dentro del desarrollo de proyectos tecnológicos ya que:
* Hay resistencia -y no del todo injustificada- hacia las nuevas tecnologías de parte de docentes: algunos "experimentos" que se han hecho de aplicaciones proponen el uso de las tics como "sustitutos" de ciertos aspectos del trabajo docente y esto "pareciera así" ya que la introducción de nuevas tecnologías no van acompañadas de una seria discusión y capacitación de los docentes en estas innovaciones. En general la capacitación depende de la disposición y de la inversión de los docentes particulares... hmmm... no puede basarse una innovación seria si no se ofrece también medios para que esto vaya concretandose.
* Resistencia a trabajar interdisciplinariamente. nos cuesta salir de los aparentes "receptáculos" estancos que muchas veces parecieran ser las asignaturas que estamos enseñando... "receptáculos" que por el otro lado están validados desde una grilla de horarios que también es estanca y no permite trabajo conjunto con otros docentes en un mismo espacio de tiempo escolar. En este momento realmente el conocimiento está en el centro de preguntas e inquietudes acerca de lo que es, de cómo se adquiere, de para qué es necesario. Muchas veces, manoseado por políticas que lo utilizan como formas de "subordinación" de partes de la población a mercados laborales ya determinados. Otra veces, desacreditado por una parte de la sociedad que cree que conocer es igual a informar.

Como sea... creo que es necesario persistir. Armar redes pequeñas. Mantener los intentos, compartir los ensayos... no dejar de preguntarse. Intentar.
Es nuevo en varios aspectos... pero lo cierto es que en el hacer se puede ir encontrando pequeños grupos, personas que también quieren innovar. La primera responsabilidad como docentes es no estancarnos en nuestras prácticas ya naturalizadas de lo que es enseñar, de lo que es aprender. Y deternos a compartir puntos de vista, aprender a escuchar a compañeros y a nuestros alumnos. Ir a la médula en lo que respecta a los procesos de conocimiento: rescatar los procesos intelectuales que siguen siendo necesarios en el contexto de las nuevas tecnologías: capacidad de síntesis -que pareciera f altar en este comentario que hago...-, capacidad de análisis, lectura comprensiva, análisis de discursos, arugumentación, etc.
Algunas dudas -y a veces indignaciones- que humildemente acerco a la discusión.
Un abrazo.
Painé
Hola, soy el autor del artículo que menciona Fernando. La cosa no es sencilla, cualquier actividad humana está plagada de avances tecnológicos que facilitan la tarea. Pensemos, por ejemplo, en la limpieza de los hogares: aparatos mecánicos, productos químicos y otros utensilios accesorios hacen que no tenga absolutamente nada que ver la limpieza hoy con la de hace 100 años. He puesto este ejemplo, por hablar de algo cotidiano que no requiere conocimientos ni especialización, pero se puede aplicar a la medicina, los transportes y cualquier otra actividad que se nos ocurra. Sin embargo, como decía en el post que estamos discutiendo, el último avance tecnológico generalizado en las aulas es el bolígrafo. Después de eso todos las novedades tecnológicas son de uso particular, accesorias y en ningún caso generalizadas. Nuestras auténticas herramientas son la pizarra, el libro y los apuntes, nada más.

Es una cosa bastante curiosa, puesto que un profesor sacado del siglo XIX no tendría prácticamente ningún problema en desarrollar su tarea en la escuela de hoy una vez aceptadas las normas de conducta actuales, porque esas sí han cambiado. ¿De cuántos trabajos podemos decir lo mismo? El caso es que esto ocurre a nivel mundial, escribo desde España, y por mucho que se quiera avanzar, promover o innovar la realidad es que, por norma general, todo sigue igual en todas partes. Por eso hablaba de que puede ser algo inconsciente por parte de los gobiernos.. .porque una "conjura" de este tipo a nivel mundial es difícil de creer. De todas formas me parece que la explicación tampoco es esta. ¿Se debe quizás a que el mundo educativo es de carácter endogámico? Aprendemos en la escuela y enseñamos en la escuela, es un pez que se muerde la cola (como decimos aquí) por lo que hay pocos agentes externos que influyan en nuestra actividad. Quizás el problema es justamente ese y la nuestra es una actividad artesanal que se transmite fielmente de maestro a discípulo sin apenas sufrir cambios.
Gracias Juan José por tus comentarios, que complementan muy bien las preguntas que planteaste en el artículo original. Concuerdo en que todo sigue básicamente igual desde hace demasiado tiempo, y sería simplista achacarle la culpa al gobierno de turno. Creo también en la gran inercia que como sistema tiene el educativo y que quizás, como leyera alguna vez por ahí, sea la sociedad, en su intento por hacer que el sistema conserve de la mejor manera sus valores, sea la que menos presione para que se realicen cambios (lo que suena muy paradójico, verdad ?)

Había leído ya, y también comparto, que la educación es el cementerio de muchas grandes promesas tecnológicas, las que, en el trabajo y la sociedad, no tuvieron mayor problema en integrarse y rendir frutos (radio, cine, televisión, video, ordenador personal, por citar algunas) No conozco estudio que de respuestas interesantes al respecto, por lo que creo que habría seriamente que investigar en este sentido.

Porque si lo único que hacemos es esperar que la innovación dependa de los mismos de siempre (los que trabajan más, los que aman su profesión, los que se arriesgan, los que quieren ir a más...) me preocupa MUCHO la distancia que no dejará de separar lo que deben saber nuestros alumnos de lo que el sistema les enseñará. Muchos vieron en las TIC un remedio a este problema, pero bien sabido es que la utilidad de la herramienta depende del uso que le de la mano que la empuña...

Volviendo al tema, creo que el sistema educativo, y la mayoría de los docentes en general, son reacios a cambios en su práctica que, como las TIC, ponen en tela de juicio muchos supuestos, realidades y esa "comodidad" que nos da el dominio de una técnica o metodología. He escuchado hasta el hartazgo la excusa de que "ya soy viejo para volver a empezar" o "si así ha funcionado hasta ahora, ¿ para qué complicarlo ?" pero me parece que estas razones están perdiendo poco a poco su fuerza, y tenderán a desaparecer. Quizás estemos viviendo un momento de transición, en la que el advenimiento de la llamada web2.0 y sus herramientas sea un reflejo y augurio de un cambio mayor.

Ojalá así sea.
Efectivamente sería demasiado simplista afirmar que sólo los gobiernos tienen la culpa. Recordando a Marina que menciona que " a un niño lo educa toda la tribu" esto es labor de todos.

Mi temor es que con el uso de las nuevas herramientas la brecha existente entre los que "saben utilizarlas" y no, se hagan aún más grandes. Es una gran responsabilidad, porque estaremos ante escuelas con dinámicas totalmente diferentes.

Ciertamente, la educación avanza a paso lento para muchos (la mayoría) y existen muchos puntos a tratar al respecto.

Me llama la atención el comentario del maestro como sujeto aislado con todas sus buenas intenciones (sí, las mismas de las que está tapizado el camino al infierno) poniendo todo el tiempo un "granito de arena" que para poco sirve. En muchas ocasiones incluso al que propone lo convierten en el "hazme el trabajo" de la escuela.

Que complejo! no?
Angeles, tienes toda la razón. Pero la brecha digital ya está aquí, se trata de conseguir que todos pasen al mismo lado y no de quedarnos cada uno en el suyo. El problema es que a un lado de la brecha está prácticamente toda la sociedad moderna y al otro la educación. En unos 10 años la educación actual será totalmente obsoleta e inoperante. ¿Cambiaremos a la fuerza o seguirá todo igual? No lo sé, me gustaría pensar que cambiará, de lo contrario será un auténtico problema.

En cuanto a lo de "hazme el trabajo" ¡cuánta razón tienes! Para eso sirven las competencias TIC actualmente, ni más, ni menos.
Los profesores son reacios a los cambios, eso es indudable. No hay más que ver como algunos, sobre todo los de más edad, guardan celosamente los apuntes y ejercicios que han elaborado desde hace años. Pero imagino que esta oposición a los cambios sería una conducta normal en cualquier profesión que no los tuviera. El caso es que en otras partes la gente no ha querido cambiar pero se han visto obligados a hacerlo, es probable que sea por una cuestión de supervivencia que los docentes no padecemos. La educación universitaria se encuentra en el mismo caso que la preuniversitaria. No hace mucho leí un profesor universitario, que trataba el tema de la innovación en la universidad, asegurando que en la educación secundaria hay más innovación que en la universitaria. Era su visión, claro, y no estoy muy seguro de que sea realmente así, aunque tampoco me extrañaría (la cosa tiene miga porque la universidad es la cabeza del pensamiento y los avances tecnológicos). Lo que quería decir es que la idea de este profesor sirve como ejemplo de que el problema afecta a toda la educación.

¿La sociedad en su conjunto se ha visto obligada a innovar para sobrevivir, mientras que en la educación esa urgencia no ha sido necesaria? Quizás las cosas van por aquí. ¿Vivimos en un mundo competitivo y la educación permanece ajena a ella? Si fuese así la cosa no tendría solución, salvo por un cambio en la mentalidad que pasase a ser la de la 2.0, como bien dices. Pero en este aspecto no soy nada optimista porque mayores cambios a sufrido la humanidad y la educación apenas se ha resentido.
Gracias Juan José por tus comentarios.

Si bien es cierto que han habido cambios mayores en la sociedad que apenas han permeado en la educación, sería esta vez más optimista (supongo que no es novedad, y muchos habrán dicho lo mismo sobre sus esperanzas respecto a la radio educativa, la televisión educativa y, más cerca, la informática educativa...)
Lo que me parece que marca un giro importante en la web2.0 es que apunta a un cambio SOCIAL más que tecnológico. Tengo la esperanza de ver, antes que muera, que la informática ha "desaparecido" de la vista, tal como lo hace hoy en día la electricidad: sabemos que está por todas partes, sabemos que funciona (casi) siempre, la usamos sin preguntarnos mucho más. La informática tenderá a ser ubicua (en todas partes) y continua (sin cuelgues o tiempos de no disponibilidad). Por ello, lo que REALMENTE importa es el uso SOCIAL que hagamos de ella, hasta convertirla (esto también me gustaría verlo...) en un vector de desarrollo social. La gente está ahora DECIDIENDO qué hacer con lo que la web2.0 le ofrece, y no meramente seguir haciendo lo que le dicen de la manera en que se lo indican. Creo que ése es un cambio importante, clave, y del que apenas empezamos a ver las consecuencias.

En él cifro buena parte de mis esperanzas...
Es indudable que Internet está sufriendo un cambio social, de lo que no estoy tan seguro es que sea un reflejo de otro cambio paralelo en el exterior. Internet ha abierto una cuña donde lo comercial queda en segundo plano y el diálogo y la colaboración pasan a ser fundamentales. Pero la sociedad que no está en red sigue estando regida por motivaciones totalmente ajenas al fenómeno de la web 2.0. Y no olvidemos que suponen la aplastante mayoría.

Además, las causas que han impedido los avances tecnológicos educativos ¿dejarán de actuar frente a un cambio social de este tipo? Tienen que ser unas causas muy poderosas para haber conseguido que la educación se haya mantenido al margen, prácticamente "incontaminada". Aunque parezca lo contrario, yo también tengo puestas mis esperanzas en el fenómeno 2.0 porque no veo otra forma de que se hagan posibles los cambios. Al menos estoy a la expectativa de lo que nos pueda traer.

¿Falta de competencia educativa, y por lo tanto de competitividad? ¿Endogamia formativa (por otra parte, inevitable) que lleva al empobrecimiento profesional? ¿Ausencia de fines económicos que hacen que cualquier gasto adicional sea un "gasto adicional" sin posibilidad de recuperación posterior de la inversión? ¿El cliente educativo persigue fines diferentes al de la educación y, por lo tanto, no hay ninguna presión para promocionar la mejora? ¿Son estas algunas de las claves?

En relación con el tema de la informática invisible, estoy totalmente de acuerdo contigo. Igual que es fundamental que cuando ponemos en marcha la lavadora, ésta haga su función limpiando la ropa, sin necesidad de saber nada sobre fuerzas centrífugas, potencia de trabajo o resistencia de fluidos, es igualmente necesario que el profesor pueda hacer su trabajo sin necesidad de conocimientos técnicos especializados y que a la larga son totalmente inútiles (y si no, que se lo pregunten a todos los profesores que en su día aprendieron LOGO o FORTRAN). Me parece un error que el profesor deba construirse sus propios materiales (unidades didácticas, ejercicios, etc) partiendo de cero, tal como se está promoviendo en muchos cursos de TIC que se imparten en la actualidad. Esa es la mejor forma de matar las TIC y cualquier innovación. La educación no puede seguir más tiempo al nivel artesanal en el que nos encontramos. Hay que liberar al profesor de estas tareas para que pueda centrarse en lo suyo, enseñar y conseguir el aprendizaje. Afortunadamente las herramientas actuales de la web 2.0 consisten precisamente en esto, olvidarse de la técnica para centrarse en los contenidos.

RSS

© 2021   Created by Steve Hargadon.   Powered by

Badges  |  Report an Issue  |  Terms of Service